Yo entiendo a Peter Lim

El dueño del Valencia no es un ser maligno. Tampoco un filántropo altruista dedicado a hacer un mundo mejor para todos. Es un hombre de negocios que ve la vida como una serie de oportunidades para sacar ventaja de ellas.

Anil Murthy, Peter Lim y Cherie Lim

Yo entiendo a Peter Lim. Y lo hago honestamente, no es un titular engañoso. No hay un un clickbait a la vista. El dueño del Valencia CF, a los 61 años, cumplió un viejo anhelo: comprar un equipo de fútbol con el que experimentar en primera persona las aventuras que le habían contados sus amigos. Estamos hablando de Jorge Mendes, Cristiano Ronaldo o David Beckham. Ni tú, ni yo, le vamos a discutir eso. Sus contactos están tan por encima de la gente corriente que no tiene que rendirte cuentas sobre lo que hace y deshace en su nuevo club.

Lim es un hombre hecho a sí mismo. De origen humilde. El hijo de un pescador que con esfuerzo y fortuna ganó dinero en la Bolsa para luego ganar más aún con el gigante del aceite de palma Wilmar y posteriormente interesarse por el mercado hipotecario, el sector de la sanidad privada y los deportes. Quiso comprar el Liverpool, pero los Reds eran demasiado caros. El club inglés con más Copas de Europa (6) tiene que serlo. pero en el horizonte apareció en Valencia. Un grande de Europa, pero en un segundo escalón. Con mucha historia. Atractivo. Una ciudad que organiza la última carrera de MotoGP e incluso durante media docena de años regalaba dinero público para las regatas de la Copa América de Vela (la Fórmula 1 del mar) y el Gran Premio de Europa de la Fórmula 1 (la Copa América del asfalto). Y lo más importante: se lo servían en bandeja.

«Es la transacción más grande del fútbol mundial»

Amadeo Salvo, 24/05/2014

El presidente del Valencia, Amadeo Salvo y el presidente de la Fundación VCF, Aurelio Martínez, no te hacen firmar ninguna cláusula en el contrato de compra. Tú tienes la voluntad de hacer el mejor Valencia de la historia. Porque con ello ganarás dinero y prestigio, que además en tu vida, son la misma cosa. Acabarás el estadio cuando haya dinero del club para acabarlo. Ficharás a grandes jugadores (bueno, no de los grandes de verdad, pero sí más grandes que los que había cando llegaste) cuando el club tenga dinero en la caja o capacidad para endeudarse. Y el club pagará a Bankia, aunque sean los intereses, cuando haya que pagarle para no enemistarte con el mayor acreedor del club. El valencianismo te aclama como el Salvador que eres. ¿Qué harías tú? En un momento de necesidad y abocados al concurso e incluso la desaparición, Peter Lim llegó a Valencia a demostrar que de negocios, pocas personas saben más que él. Y en los negocios, las ovejas no le dan órdenes a los lobos.

Sólo quienes no poseen nada piensan que la propiedad no es sagrada

Adelantas el dinero para comprar grandes jugadores asegurándote que luego le pasarás la factura al club. Y haces lo mismo con una línea de crédito para dar un alivio a la exhausta tesorería del VCF. Pones en el club a una persona de tu total confianza: Lay Hoon Chan. No habla español. No le gusta el fútbol. No tiene contactos en los estamentos políticos o deportivos que rigen el fútbol español o europeo. Pero eso no es ningún problema. El VCF es una empresa familiar (Por eso mi hija puede utilizar el club como su fondo para las sesiones de fotos). Y su gestión se basa en la confianza. Además Lay Hoon es una persona muy preparada para los negocios y habría que ser muy ignorante para no darse cuenta de que el fútbol es un 101% de negocio. Suena razonable.

Además para entrar en el salvaje Oeste del fútbol tengo al agente más influyente del mundo. Mi amigo y socio Jorge. Yo soy amigo de mis amigos, como Peter Lim. Mi amigo me recomienda a su amigo como entrenador. Nuno Espírito Santo. Quién además también es mi amigo. Él fue el primer jugador representado por Jorge. Así que se tiene que ir José Antonio Pizzi. Salvo y Rufete piden que le dé más tiempo, pero Pizzi, de quién no tengo ni idea de quién es, no está en mí círculo de confianza. Al final el equipo hace 77 puntazos (sólo 5 derrotas) y va directo a la Champions. ¿Entendéis por qué tenéis que ceñiros a mi plan?

«Yo soy Peter Lim y estoy aquí»

Lay Hoon Chan, 15/12/2016

Peter Lim no se deja ver por Mestalla. Es lo normal ya que no vive en Valencia. Ni siquiera en España. Tampoco en Europa. El Valencia es una inversión pasional. Le apasiona el dinero y la notoriedad. No le gusta aceptar las críticas, como no le gusta a nadie. Y menos cuándo es de gente que no aparece en la Lista Forbes como aparece él (15ª fortuna en Singapur, 1008ª en el mundo). ¿Pero qué sabran ellos? ¿Acaso habéis comprado la mayoría accionarial cuando el club estaba en riesgo de desparecer? ¿Acaso tenéis los contactos que tengo yo? ¿Acaso os digo cómo tenéis que llevar vuestras cuentas? Los valencianos tienen la mala costumbre de exigir a quien no deben porque no pueden y más importante aún, a quien no les ha pedido su opinión. El club es nuestro. El sentimiento de pertenencia pasa de padres a hijos… No, ésto no es una multipropiedad. Peter Lim ha comprado el club. El club es suyo. Incluso parte de la deuda del club es con él mismo. Si va bien ganará dinero. Si va mal puede quedarse lo que se saque por los jugadores que él mismo ha elegido. Sea como sea, en este partido las dos porterías son mías.

«En Valencia fui débil, no estaba preparado y recibí una bofetada»

Gary Neville, 24/08/2021

El equipo tiene problemas. Ya no está mi amigo Nuno. A los valencianos dejó de gustarles y el equipo va mal. Lim se arrepiente de haber cedido a la presión y trae a otro gran amigo: Gary Neville. Su hermano Phil también está por aquí. Pero Gary, un comentarista, sin experiencia en los banquillos será el líder que necesitamos. Una exgloria del Mánchester United. No tiene ni idea del fútbol español. Ni del español. Pero es miembro del grupo Class of the 92′. Y ha sido ayudante de Roy Hodgson en la selección inglesa.

10 victorias, 7 empates y 11 derrotas después deja el cargo. En la jornada 30, el equipo va 14º. Lo cogió 8º y ha recibido un 7-0 en el Camp Nou y ha sido eliminado de la Europa League. Problemas…

Cesare Prandelli es un italiano con mucha experiencia. Lim acepta su fichaje, los italianos siempre han sido feroces competidores. Le avala García Pitarch, un director deportivo valenciano. Así que cede a esa petición. Diez partidos (3 victorias, 3 empates y 4 derrotas) después, Prandelli dimite. Voro, de nuevo al rescate. Eso le pasa a Lim por ceder. Anil Murthy lo acabará definiendo según su particular punto de vista: «¿Prandelli? No hay excusas: tres meses, seis puntos».

Pero ¿qué hacemos todos cuándo estamos en apuros? Acudir a un amigo. En este caso, un nuevo amigo. Javier Tebas. Además su mano derecha es Javier Gómez, exconsejero delegado del Valencia CF y artífice de las medidas de control presupuestario de la Liga entre 2013-19. No todos los amigos se eligen. Algunos se hacen amigos tuyos. Incluso si no empezaron siendo amistosos contigo.

«La entrada de Peter Lim no me gusta. No soy partidario de ese modelo de club. Hay que esperar acontecimientos»

07/06/2014

«Cuando yo hablo del modelo de Lim a mí lo que me preocupa es, y en la Liga no nos gusta, en el sentido de que uno sea dueño de un club de fútbol, sea también dueño de jugadores y los preste al club; mientras un club tenga deuda esa figura no nos gusta, me inquieta»

julio de 2014

«El Valencia cuando llegó Peter Lim tenía una situación económica muy complicada y creo que eso ha pasado a ser historia y ahora os quejáis solo del tema deportivo y antes era del tema económico. De eso ya no se habla y eso es bueno para el Valencia»

27/11/2018

«Algún expresidente del Valencia no le llega ni a la suela del zapato a Peter Lim»

18/02/2021

«En el fútbol español hay un poco de xenofobia con el dueño que viene de fuera»

26/10/2021

Tebas le recomienda un gestor cabal: Mateu Alemany. Y Mateu Alemany le sugiere un entrenador cualificado: Marcelino García Toral. Ok. Peter Lim no es una persona inflexible, así que acepta. Pero esta vez me guardo un as bajo la manga. Mi amigo Anil Murthy estará atento para tomar nota y aprender de todo lo que se hace y deshace en el club. Murthy es un buen hombre, diplomático con experiencia en la forma de ser europea (10 años en París) y dispuesto a aprender español. Es una buena elección.

Dos clasificaciones para la Liga de Campeones y la Copa del Centenario. El aficionado está muy contento. Pero el club es mío. Y los míos son atacados. Mendes es sospechoso de medrar en cada transacción y encima no quieren a nadie que tenga lazos con Meriton/Singapur. ¿Pero sí es un equipo de Singapur que circunstancialmente está a 11.000 kilómetros? Marcelino está asumiendo demasiado protagonismo. Cree que es el jefe y Mateu le protege… Salen: Mateu y Marcelino. Entra: Murthy. Tranquilos. Hemos aprendido la lección. Ya sabemos cómo se maneja esto.

Peter Lim pide que se explique su mensaje: Todo va bien, déjennos trabajar. ‘Creamos’ una Academia para el futuro. Tenemos un proyecto para el Nuevo Mestalla. Los resultados llegarán por sí solos. «En diez años ganaremos la liga con jugadores jóvenes» (Murthy, 30/11/2020). Si no somos capaces de esperar diez años es porque no entendemos el plan maestro llegado de Oriente. Peter Lim es un inversor. Se invierte en el futuro. No se hacen planes para el presente. Los impacientes son los responsables de sus prisas. Así que no les tendremos en cuenta.

No escucharemos los insultos.

No escucharemos a los aficionados en RRSS.

No escucharemos a los periodistas que preguntan con mala intención.

No es necesario que te diga que es la mala intención. Tú ya deberías saberlo al ponerte ante mi presencia. Tebas lo explica muy bien sobre las preguntas a pie de campo al finalizar los partidos: «Yo no digo las preguntas, pero tú sabrás lo que no debes preguntar… si preguntas algo que no está en el manual pues no volverás a salir».

No es necesario un discurso más allá del oficial. Y si se necesita. Los periodistas son como todo en el este mundo: mercancía para ser comprada. Los entrenadores son funcionarios y los periodistas, publicistas.

No hay sitio para los violentos. Ni la Curva Nord. No necesito más animación que la que yo diga cuándo, cómo y a quien animar.

No se acudirá a las Juntas de Accionistas con 9 acciones. Serán necesarias 3.598. No sois los propietarios, sois los okupas de la vivienda.

No hay que acudir a los tribunales. El expresidente Luís Filipe Vieira, detenido por blanqueo de capitales y fraude fiscal. No somos como el Benfica de Vieira (pero con él se fichó a Rodrigo, André Gomes, Guedes…).

Yo entiendo a Peter Lim. Sus motivaciones. Sus aciertos y sus errores. Puedo entender su punto de vista. No lo comparto. Sus razones no son las mías. Y las consecuencias de sus actos no me dejan indiferente aunque mis actos sí sean totalmente indiferentes para él. Y tus actos y los suyos… Y los de todo aquel que no sea su amigo. Peter Lim es ahora, un hombre hecho a sí mismo, de 68 años de edad al que pocas cosas tienen que explicarle sobre la vida y menos aún sobre los negocios. El VCF es uno de ellos. Y lo será mientras él quiera y el cuerpo aguante. Yo entiendo que la confrontación violenta no nos ayuda. El servilismo, tampoco (y no me apetece vivir de rodillas). Habrá que explorar otra vía. La de la postura crítica. La de la memoria. La de la paciencia. La de sentirse más valencianista que nunca. La de recordar que nuestra pasión no es la suya (ni tiene por qué serlo).

Sus acciones pueden cambiar de sitio, pero no nuestros corazones.

Planeta Mestalla

Periodista valenciano y valencianista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.