Mercado de invierno VCF: En el filo de la navaja

El mercado de invierno es un periodo de incertidumbres, pero el Valencia necesita reforzarse en su afán por afrontar la segunda vuelta de la Liga en las posiciones europeas. Deberán haber salidas antes. Un hombre por línea: Este es el deseo de José Bordalás para apuntalar el equipo en la cuesta de enero.

José Bordalás ha consensuado con Miguel Ángel Corona la necesidad de contar con varios refuerzos en el mercado de invierno: un defensa central, un mediocentro defensivo y un delantero. Las estrecheces económicas de todos los equipos son aún más evidentes en el Valencia actual, las salidas son necesarias pues la capacidad de endeudamiento es nula. No hay margen más que para tratar de deshacerse del exceso de equipaje y tratar de cerrar alguna cesión.

Manu Vallejo no cuenta con la confianza del entrenador y su papel de revulsivo es el que ahora mismo cumple Marcos André. Maxi Gómez, Guedes y Hugo Duro están incluso por delante del brasileño. El Cádiz sigue interesado en una cesión, pero el asunto se ha complicado con la más que posible llegada de Luuk de Jong al cuadro andaluz. Lo que parecía hecho hace un mes, ahora es una seria duda.

Álex Blanco y Jason deben salir. Todo depende que no pongan problemas a la hora de negociar con otros clubes. La posibilidad de recalar en el Levante en el caso del primero y otro equipo de primera para el gallego son las opciones que se deben evaluar. Se trata de idas sin vuelta. No se cuenta con ellos. No es el caso de Cristian Rivero que iba a ser el segundo portero pero la irrupción de Giorgi Mamardashvili le ha dejado fuera de juego. El Málaga, que ya lo veía como una cesión hecha hace una temporada, podría ser su destino. Se le espera de regreso si rinde bien. Necesita dar el salto ya que no tiene experiencia más allá del Mestalla. La situación del georgiano es curiosa, enterró su titularidad con media hora de terror en el Sánchez Pizjuán y ya no ha podido jugar. Ni siquiera en la Copa del Rey ya que no tiene ficha para esta competición. Al final de la temporada se deberá tratar también el futuro de Jaume Doménech. Son cuatro jugadores para dos puestos. Alguno deberá se cedido y alguno traspasado.

Otras plazas que pueden quedar libres son las de Denis Cheryshev, siempre intermitente, lastrado por las múltiples lesiones y la competencia y la de Cristiano Piccini, quién está por detrás de Thierry Correia y Dimitri Foulquier. El italiano es otra ficha ya amortizada.

¿Habrá refuerzos?

Se pretende aligerar peso antes de cerrar tres cesiones que favorezcan el asalto a los puestos europeos. Han de ser cesiones porque el escaso margen de maniobra ya se agotó en verano y hay jugadores como Hugo Duro que se está ganando, con creces, el derecho a seguir gracias a una excelente relación calidad-precio (cesión de 250.000 euros y opción de compra por 4 millones).

Interesan Gonzalo Villar y Borja Mayoral de la Roma. José Mourinho no cuenta con ellos y habría que negociar una cesión por lo que resta del año. En el caso de Villar, el Celta y el Rayo también le han hecho una propuesta para salir en enero. Mayoral ya fue objeto de deseo, pero su ficha es alta. Han sonado los nombres de Godín y el Tigre Falcao. El primero plantea muchas dudas por su rendimiento a corto plazo debido a sus 38 años, pero esta claro que no seguirá en el Cagliari. Falcao, representado por Mendes, firmó a última hora del verano con el Rayo Vallecano llegando libre del Galatasaray. Su rendimiento está siendo muy bueno y como su contrato es solo de un año, puede negociar su salida ya en enero. En el apartado de los centrales el club quiere promocionar a su trío del Mestalla: Rubén Iranzo (18 años), César Tárrega (19) y Cristhian Mosquera (17). Pero Bordalás los ve demasiados jóvenes para un puesto tan necesitado de experiencia. Como ocurre con Jesús Vázquez, necesitan ir acumulando minutos para desenvolverse en la Primera División y no acusar tanto el gigantesco salto de pasar de jugar en la Tercera RFEF a la élite.

Algún tapado hay en la lista de deseos del entrenador y el secretario técnico. Y un deseo para el verano, Mauro Arrambarri al que ya solo le restará un año de contrato en el Getafe. También será clave para el uruguayo saber en qué división juega su actual equipo. Por ahora no han trascendido los nombres, pero se sabe que muchos agentes están ofreciendo centrales al Valencia. Más aún cuando los plazos de recuperación de Gabriel Paulista son aún desconocidos.

Evitar errores del pasado

Tras un año sin fichajes, en el mercado de invierno de 2021 llegaron Patrick Cutrone, Ferro y Christian Oliva. Sus aportaciones con Javi Gracia fueron testimoniales. En su momento álgido, Oliva llegó a dar un pase de gol. En los tres casos la situación no ha cambiado mucho en la actual temporada. Cutrone es el único que está de vuelta para el fútbol. Aunque sea sin muchos alardes: lleva 16 partidos jugados en el Émpoli (cedido de nuevo por el Wolverhampton) y ha hecho 2 goles y 1 asistencia. En el caso de Oliva, que portó la camiseta con el 10 que se le negó entonces a Carlos Soler (vivir para ver), lleva 4 partidos en su cesión al Cagliari (44 minutos) y un partido completo de la copa italiana. Finalmente el central benfiquista Ferro acumula 6 partidos de liga (y ninguno de la Champions League) y tan solo 135 minutos.

Las oportunidades escasean pero la mejoría clasificatoria del Valencia, que puede acabar el año en la Champions si gana al Español, puede atraer a algunos jugadores con talento que busquen más protagonismo en Mestalla. Ojalá que así sea.

Planeta Mestalla

Periodista valenciano y valencianista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.