La estrategia de la FIFA para un Mundial cada dos años y más partidos de calidad

Arsene Wenger en un acto de la FIFA

El ex entrenador del Arsenal y actual director de desarrollo de la FIFA, Arsene Wenger, es una de las personas a quien se le encargó mejorar el fútbol del futuro. Tras una reunión en Catar en la que se ha planteado reorganizar todo el calendario de selecciones se ha se ha propuesto que el Mundial se juegue cada dos años. «Hemos pensado en reorganizar el calendario internacional, 166 federaciones me han pedido estudiar cómo sería tener una Copa del Mundo cada dos años y cuando terminemos de hacer el estudio en diciembre, también veremos cómo se cambiaría el Mundial de clubes«, ha explicado Wenger. México y Nigeria ya se han posicionado a favor de la medida. La planificación de la FIFA es la de celebrar la Copa del Mundo en 2026, agrupar todos los torneos de confederaciones en 2027 y jugar otro mundial en 2028.

«El calendario está anticuado. Hay que organizarlo de forma que sea eficiente, agrupando las ventanas internacionales, en lugar de diferentes parones, que no son prácticos. Reagrupar y jugar menos partidos clasificatorios», añadió el entrenador francés. Hace tres años, el presidente de la FIFA, Gianni Infantino ya adelantó su idea de ampliar la fase final de los mundiales con 48 equipos (con 16 grupos de tres equipos y en los que el último quedaría eliminado y los otros dos accederán a los dieciseisavos de final. La idea que subyace de todas estas medidas es que más federaciones puedan disputar un Mundial. Algo que ya ha sucedido en la última Eurocopa en la que Gales, Finlandia, Macedonia del Norte, Escocia, Eslovaquia y Hungría formaron parte de los 24 finalistas.

Jugar más partidos implica más dinero por los derechos de televisión, pero el calendario está saturado y los futbolistas no pueden rendir a un buen nivel durante una temporada tan larga y sin apenas descansos. La FIFA lo ve de otra manera. «No queremos aumentar el número de partidos, queremos garantizar el descanso de los jugadores, que haya menos viajes, más partidos importantes y más oportunidades para que los futbolistas brillen, además de reducir la brecha entre los países que tienen más oportunidades y los que menos», explicó Wenger que además aseguró que la FIFA se compromete a que los jugadores tengan cada año, 25 días consecutivos, de descanso.

La FIFA planea tener un mes completo para jugar las fases clasificatorias y no varias ventanas como las de ahora (septiembre, octubre y noviembre). Wenger asegura que «esta medida también sería beneficiosa para ellas, pues no verían interrumpido su desarrollo continuamente por las ventanas FIFA que existen en la actualidad. Además, se evitaría conflictos como el actual de la Premier y la Liga con la Conmebol. El único inconveniente sería que tendrían que adaptarse y disputar todas las jornadas en los meses que no fueran utilizados por la FIFA para sus competiciones».

Ronaldo Nazario está a favor

El presidente del Valladolid y ex campeón del mundo brasileño, Ronaldo Nazario, indicó que «para los futbolistas y aficionados que tienen la oportunidad de ir es increíble. Soy muy optimista respecto a estos cambios, no tengo duda de que seguirá siendo el evento más prestigioso del planeta. El calendario actual respecto al Mundial se estableció hace casi cien años y el mundo ha cambiado totalmente. El calendario es agotador, sobre todo para los que juegan en continentes diferentes a los de su selección. Cuatro años son demasiado tiempo. Con esta medida muchos países van a tener muchas más posibilidades de jugar». En su opinión, «hay muchos beneficios para este nuevo calendario. Tener la competición más importante del mundo cada dos años sería espectacular».

Pero no convencen a las Ligas europeas

La asociación de Ligas Europeas, que engloba a La Liga y otros 12 campeonatos nacionales ha, considerado que la propuesta de la FIFA es perjudicial ya que no supone ninguna solución «a un calendario ya congestionado. En esta ocasión, las Ligas se han opuesto firme y unánimemente a cualquier propuesta para organizar la Copa Mundial de la FIFA cada dos años». Se desconfía de las «nuevas competiciones, renovadas o ampliadas para el fútbol de clubes y selecciones nacionales tanto a nivel continental como a nivel mundial. No son las soluciones a los problemas actuales de nuestro juego en un calendario ya congestionado. explicaron en un comunicado.

Además se sienten marginadas en la toma de decisiones. El organismo se ofrece a trabajar «junto con las demás partes interesadas para evitar que los órganos rectores del fútbol tomen decisiones unilaterales que perjudiquen al fútbol nacional». Las ligas nacionales son «la base de su industria y de suma importancia para los clubes, jugadores y aficionados de Europa y el mundo».

Por su parte, el presidente de la UEFA, Aleksander Ceferin, tras participar en la Asamblea de la Asociación de Clubes Europeos (ECA) ya se posicionó en contra de acortar dos años la fase final de los mundiales. La polémica está servida. Igual que la creación de una Superliga cerrada y exclusiva para los clubes más ricos con partidos de más calidad que en la Liga, la Premier, la Bundesliga o el Calcio. Se anuncian que los partidos serán mejores y más frecuentes, pero nunca se deja claro a quien beneficia la medida. Compatibilizar el aumento de clubes o selecciones nacionales con un calendario ya sin fechas libres es un truco de magia que aún no hemos visto.

Planeta Mestalla

Periodista valenciano y valencianista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.