La crisis del Valencia CF Femenino y también del fútbol español

El fútbol femenino en España atraviesa un momento de inestabilidad por la guerra entre la Federación Española de Fútbol y La Liga. El Valencia además pasa por su peor momento y no encuentra soluciones.

Marta Carro animando a sus compañeras

”En los 3 últimos años hemos transformado la Academia. Hemos reforzado las estructuras y seguiremos invirtiendo. Es el futuro del VCF. Fabricamos muchos jugadores de élite. Y apostamos fuerte por el fútbol femenino»

Anil Murthy, presidente del VCF

Anil Murthy pronunció esas optimistas palabras durante el acto de presentación de la Puma Welcome Academy. Pero lo cierto es que el VCF Femenino es el colista de Primera división con 1 punto en cinco jornadas. La joven portera valencia, Enith Salón, explicaba hace una semana en unas declaraciones a los medios del club que “tenemos que quedarnos con las buenas sensaciones que estamos teniendo y corregir nuestros errores para poder salir adelante y conseguir la victoria”. Pero la racha negativa sigue empeorando. Y lo que es peor, ya es una tendencia que viene de lejos.

La apuesta por el equipo femenino se ha ido disipando desde los tiempos en que Meriton confió la presidencia en Lay Hoon Chan. Por aquel entonces el equipo se situaba en un segundo escalón tras el Atlético de Madrid y el Barcelona y en una clara progresión en la élite del fútbol español. Pero desde aquellos buenos resultados la plantilla, que entonces entrenaba el técnico argentino Cristian Toro (y que contaba con la gran goleadora histórica, Mari Paz Vilas), ha ido debilitándose hasta llegar un punto en el que la actual preparadora Andrea Esteban, tiene un difícil panorama para salir del fondo de la clasificación.

El punto álgido del Valencia se alcanzó un 23 de abril de 2017 con un histórico 6-0 al Levante en un partido que se disputó en el estadio de Mestalla y que contó con 17.000 espectadores en sus gradas. Desde entonces los resultados han ido empeorando progresivamente. Desde el club no se ha anunciado ninguna medida para reforzar el equipo o revertir la situación.

«Este año todo el fútbol base estáis entrenando y jugando en la Ciutat Esportiva. Y por mérito. Esta es la mejor demostración de que apostamos fuerte por el fútbol femenino. Con hechos».

Anil Murthy, en la presentación de Puma Academy

Una decadencia en progresión

Para no mezclar la opinión con los datos, lo mejor es observar la regresión en la clasificación del equipo en las últimas cinco temporadas. Una tendencia que se confirma, año tras año.

Una crisis local dentro de otra nacional

«Si no hay visibilidad, la gente no sabe que jugamos y nadie lo ve. Entonces no vende, no hay dinero y el femenino no genera. Es un círculo»

Alexia Putellas, jugadora del FCB

A los problemas que sufre el VCF femenino se le unen los de la propia Liga. Uno de los aspectos más llamativos del fútbol femenino nacional es que no se puedan seguir los partidos por televisión o streaming. Como mucho son accesibles 3 o 4 encuentros y siempre por los canales propios de algunos clubes o las televisiones autonómicas. El reparto del pastel televisivo es otra guerra que cada uno libra por su cuenta. Además, la Real Federación Española de Fútbol quiere tener un mayor protagonismo en la Liga Iberdrola mientras ésta trata de seguir su autogestión sin la interferencia de la RFEF. En este sentido, el presidente de la Asociación de Futbolistas Españoles, David Aganzo, ha expresado que «estamos en una situación crítica y de retroceso. Nosotros como sindicato no tenemos intención alguna como puede tener la Federación, la Liga, los clubes o incluso el Gobierno sino que vamos con las futbolistas».

La abogada de la AFE, María José López, añade que «el Convenio colectivo no corre peligro, es lo que salvaguarda a las futbolistas. Sí que hay una dificultad porque estamos a expensas de que se cree una nueva patronal resultante de esa Liga Profesional y podemos vernos en la situación de estar negociando en dos mesas con dos partners diferentes que van a tomar decisiones que pueden ser incompatibles. Eso es un sinsentido».

La huelga es ya una opción para que la situación no se enquiste de forma indefinida. «La huelga es un derecho de la trabajadora. Pero no es una amenaza. A nosotros nos gusta más sentarnos en una mesa y debatir. Las chicas no quieren guerras sino que se les trate igual que a sus compañeros. El sentir de una Liga Profesional es que todos los clubes estén orgullosos de pertenecer a esa Liga», explicó M. J. López.

Aún así los plazos van para largo ya que el Consejo Superior de Deportes ha anunciado una espera de seis meses para que se aprueben los estatutos de la nueva competición. «Esto debe arreglarse ya. No es una amenaza a nadie, es el fútbol femenino el que está amenazado. Ellas no se quieren poner en huelga, pero si nuestras compañeras ven en ello la solución se hará», explicó Aganzo. Quién añadió que la preocupación es «muchísima. Hemos tenido reuniones con el CSD, la Federación, los clubes… y nos preocupa que cada uno defiende su parte en vez de intentar unirse y avanzar».

Planeta Mestalla

Periodista valenciano y valencianista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.