Jornada 33: El Valencia se despide de la Liga en Villarreal (2-0)

El derbi que nadie quería jugar antes de una final de Copa y una semifinal de Champions. Volvió la mala costumbre de tirar los partidos antes de empezarse con dos goles de Danjuma en apenas 16 minutos. Cómo ya había quedado claro anteriormente, solo queda el salvavidas de la Copa.

Hélder Costa sigue sin aprovechar sus oportunidades

La triste derrota de Mestalla ante el Osasuna dejaba lo que queda de Liga en un segundo plano. Eray Cömert, en un movimiento muy torpe, cometió un penalti por mano al extender su brazo tras un centro en el área cuando cuando se llevaban 7 minutos de juego. Danjuma agradeció el regalo batiendo a Cillessen. El neerlandés tuvo dos ocasiones más ante una defensa de tres elementos, pero totalmente desubicados (y muy adelantados). La primera la paró Cillessen y la segunda fue gol en un 1 contra 1. Un 2-0 en apenas 16 minutos.

Con el partido anestesiado por el Villarreal, el Valencia fue ganando metros hasta el área de Rulli pero sin mucha idea sobre cómo hacer daño. Además de las muchas rotaciones se deba la circunstancia de que no había un trabajo bien hecho entre lo que los compañeros podían esperar unos de otros. Por ejemplo, Racic no entendió un pase al segundo palo de Marcos André y Yunus Musah se obcecó en tirar desde la frontal del área ante tres rivales (que bloquearon su chut) antes que abrir un pase a Thierry, solo en el flanco derecho. El Villarreal tuvo un par de buenas ocasiones con Danjuma y Yéremi Pino que le faltó un palmo para remachar el 3-0.

Tras el descanso el partido siguió a medio gas. Bordalás hizo debutar al juvenil Yeyu de 17 años (en un triple cambio con Gayá e Ilaix). En el 63 llegó el turno de Denis Cheryshev. El Valencia pidió penalti de Parejo a Ilaix en un cruce en el área. El africano llegó antes al balón pero a Munuera Montero le pareció que Moriba se había tirado… Y se llevó una tarjeta amarilla. La jugada había continuado con un gol de Cheryshev, pero el ruso había recibido un pase en fuera de juego (de Marcos André, que poco después la pifió un gran pase de Gayá en una llegada al área).

Chukwueze perdonó el tercero tras colarse entre Gayá y Mosquera. El capitán rompía el fuera de juego pero el delantero amarillo remató penosamente mal cuando Cillessen estaba vendido. El simulacro de segunda parte acabó sin que ninguno de los dos equipos quisiera (o supiera) jugar más. Al Valencia le queda la bala de la Copa… pero es su última bala. Campeón o el abismo de otra Liga totalmente intrascendente.

«Ahora sí puedo decirlo: quizá de reojo hemos estado pendientes de la Final y hemos desatendido un poco La Liga. Era inevitable. Todos tienen muchas ganas de conseguir un título para el Valencia».

José Bordalás

Vídeo-resumen del partido

Planeta Mestalla

Periodista valenciano y valencianista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.