Jornada 24: El Valencia se hunde en la miseria en Vitoria (2-1)

La cara B del Valencia en Mendizorroza no dio para casi nada. Se durmió en un córner y concedió un ingenuo penalti para convertir al penúltimo de la Liga, el que menos goles llevaba, en un equipo goleador. El gol de Guedes fue un maquillaje que se derritió en apenas 14 minutos. La Liga es un sufrimiento continuo.

Tras el competido empate en San Mamés el Valencia aterrizaba en la tenebrosa realidad de la Liga. Una situación complicada con los equipos que escapan de la zona peligrosa acercándose o superando al VCF en la clasificación, mientras los puestos europeos se mantienen todavía lejos. El Deportivo Alavés, penúltimo (11 jornadas sin ganar, 4 empates y 7 derrotas), se antojaba un imprevisible rival con muchos puntos de encuentro: El traspaso de Jason Remeseiro, la cesión de Manu Vallejo (con la cláusula que impide jugar contra su equipo de origen) y el interés valencianista por hacerse con su estrella Joselu Mato, a coste cero en el mercado de verano.

Las rotaciones tras el envite de Copa dejaron fuera del once de José Bordalás a Hugo Duro, Bryan Gil, Foulquier, Alderete y de Maxi Gómez. Hugo Guillamón, todavía con su reciente fractura nasal, volvió a quedarse en el banquillo. De la convocatoria se había caído el capitán José Luis Gayá, todavía con molestias musculares. El club de Mestalla llegaba con cinco jornadas sin victoria, ninguna en 2022, un partido con muchos apuros para ambos equipos. Y cómo anécdota, el estreno de la cuarta equipación.

El partido empezó con un susto. Joselu prolongó un balón que el senegalés Loum enganchó con la zurda y Mamardashvili rechazó con acierto. Ningún equipo tomó la iniciativa de forma enérgica. Mucha contención y juego en largo y sin complicaciones cuando el balón quemaba a los de atrás. A los 9 minutos, la clásica jugada de Gonçalo Guedes desde la izquierda acabó en un buen remate y mejor parada de Pacheco a córner.

A los 13 minutos, un saque de esquina fue rematado por Escalante y el despeje de Mamardashvili le cayó solo a Loum que lo empujó a la red. Thierry le había perdido la pista en una gruesa falta de atención. Un defensa no puede despegarse, para ir a ninguna parte, con un jugador de 193 centímetros en una jugada a balón parado.

El Valencia no fallaba a su cita con el gol en contra. Ya eran 37 (a uno del Cádiz o el mismo Alavés. Ambos en descenso). El gol anestesió el empuje de los jugadores de Mendilíbar (hoy con Morga como técnico). El Valencia tampoco encontraba soluciones a su falta de ideas. Acumulaba cinco córners, pero sin peligro. La ausencias se dejaban notar en la falta de fluidez del juego.

Un tiro desde la larga distancia de Duarte y otro desde su casa de Carlos Soler fueron las únicas oportunidades en este tramo del partido. No había nada de brillo y sí mucho de voleibol. Tenaglia vio la amarilla por un entradón a Lato que se salvó por poco. La jugada continuó con la ley de la ventaja para que Hélder Costa pifiara un intento de remate ya pisando área. Otro remate forzado, a la media vuelta de Marcos André, era el resultado de una buena intención, pero ningún resultado.

Tomás Pina vio la amarilla por golpear a Soler dentro del área. Pero como el balón no estaba en juego (era un saque de banda), no fue penalti. Hasta en eso fallaba la suerte. El equipo menos goleador de Primera se iba con ventaja al descanso.

Segunda parte

Bordalás no perdió el tiempo en el intermedio. Triple cambio. Hugo Duro, Maxi Gómez y Bryan Gil para iniciar la segunda parte. Por Soler, Costa y André. El encuentro seguía lejos de ser vistoso. Todo eran interrupciones. Rioja hizo sangrar a Cömert de un manotazo al proteger un balón y Cordera Vega ni pitó falta. Qué duro es el Valencia de Bordalás…

Una mano de Jason en una jugada con Bryan fue decretada penalti tras la revisión del VAR. Sin Soler fue Guedes el responsable de ejecutar la pena máxima. Pacheco adivinó y rozó el balón, pero el balón besó la red. Se iniciaba un nuevo partido con media hora por delante.

Poco después el alavés reclamó otra mano, pero de Diakhaby, pero no hubo nada. Mendizorroza apretaba debido al peligroso cariz que estaba tomando el partido. Ahora ya atacaba del Alavés y el VCF buscaba las contras con todo. Pero lo que llegó es otro penalti. Yunus en un intento de despeje golpeó a Escalante. Un pecado de juventud. Y una oportunidad para que Joselu marcara su gol número 12 y enterrar un poco más las opciones de puntuar del Valencia.

El partido agonizaba y el Valencia seguía sin trenzar ninguna jugada. Una última jugada. Balón al área en el 96 con Mamardashvili incluido, pero el balón fue para Pacheco. La situación dibujaba a un equipo que, en lo que queda de Liga, deberá estar más pendiente de los de abajo que de los que le superan en la clasificación. El equipo menos goleador de Primera le hacia dos goles a balón parado a un Valencia desastroso.


Ficha del partido

2 – Deportivo Alavés (4-2-3-1)

Pacheco; Tenaglia, Laguardia, Lejeune, Duarte; Loum, Pina; Escalante, Rioja (78), Jason (82); Joselu. Cambios: Edgar (78). Pere Pons (82). Entrenador: José Antonio Morga.

1 – Valencia CF (4-4-2)

Mamardashvili; Thierry (78), Cömert (80), Diakhaby, Lato; Ilaix Moriba, Carlos Soler (46), Yunus Musah: Hélder Costa (46), Guedes y Marcos André (46). Cambios: Hugo Duro, Maxi Gómez y Bryan Gil (46). Foulquier (78). Guillamón (80). Entrenador: José Bordalás.

1-0 Loum 13′

1-1 Guedes (p) 61′

2-1 Joselu (P) 75′

Árbitros: Adrián Cordero Vega (comité extremeño) y en el VAR, David Medié Jiménez (comité catalán). Partido de la vigesimocuarta jornada del campeonato de Liga 2021/22 disputado en el estadio de Mendizorroza.

Planeta Mestalla

Periodista valenciano y valencianista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.