Fernando Gómez, el capitán valenciano que sigue dando grandes lecciones de fútbol

Es fácil pensar en el pasado cuando se trata de Fernando Gómez por su gran trayectoria como futbolista y hombre récord del Valencia. Aún así, el ’10’ también tiene mucho que aportar en el presente y futuro del VCF.

Fernando Gómez, una leyenda blanquinegra

Solo enumerar su paso por el Valencia ya suena a elegía: 15 temporadas, 554 partidos oficiales, 145 goles (sólo por detrás de tres míticos delanteros como Mundo, Waldo y Kempes), un centrocampista creativo y aficionado a los goles espectaculares. El jugador con Denominación de Origen del barrio de San Marcelino nunca ganó un título con el Valencia, pero nunca le ha hecho falta para estar muy por encima de la mayoría de jugadores a los que tuvo como compañeros o rivales. Además está capacitado para entrenar a nivel nacional y posee experiencia en las labores de la dirección deportiva. Un jugador con una visión de 360 grados sobre el fútbol.

P: Destacar desde joven llevó al primer equipo siendo un chaval ¿Cómo te sentiste entre jugadores carismáticos y ya consagrados?

R: Pues la verdad es que me sentí muy a gusto. Era un chico muy joven y se hablaba en aquella época de que los veteranos marcaban mucho su distanciamiento y su jerarquía. Y aunque sucedía en algunos casos, yo me sentí muy arropado y muy bien rodeado y con mucho apoyo desde el primer momento. Creo que pudieron ver que era un jugador con posibilidades. Me ayudaron mucho, fueron un referente y un apoyo para ser un jugador de largo recorrido en el Valencia CF.

P: El Valencia de los 80 fue perdiendo protagonismo en España y tras esquivar el descenso dos veces, se cayó a Segunda. ¿Cómo afrontaste el reto del retorno a Primera?

R: El Valencia por motivos económicos fue bajando su nivel en la competición nacional hasta el punto en que estuvo a punto de descender en el año 83, solo se evitó con el gol salvador de Tendillo (1-0 al Real Madrid que perdió el título con el Athletic) Y nosotros tres años después no pudimos evitar el descenso a Segunda. Lo afrontamos de la mejor forma posible. Éramos mucha gente joven salida de la cantera con ganas de hacer las cosas bien. Nos preocupamos de hacerlo lo mejor posible para levantar al club y estuvimos acompañados de jugadores de más experiencia que sí lo tomaron como un verdadero reto y su compromiso fue excepcional. Lo conseguimos a la primera, que no es fácil y dos años después estábamos en Europa. Nos ayudó en nuestra progresión. La llegada de Arturo Tuzón supuso además un punto de inflexión para recuperar el prestigio deportivo a nivel nacional y luego europeo.

P: De la mano de Víctor Espárrago y Guus Hiddink, el Valencia fue recuperando su autoestima ¿Cómo viviste ese proceso de crecimiento del equipo.

R: Los dos entrenadores fueron muy importantes para que el club regresara a su estatus normal. Víctor Espárrago, dos años después de llevar un equipo de Segunda división dirigió un equipo joven con mucha disciplina. Defendíamos mucho y bien y teníamos cierta libertad para ir al ataque. Realmente nos devolvió a Europa. Siempre he resaltado que era el tipo de entrenador que necesitábamos en aquel momento. Éramos un grupo joven y él era muy exigente a todos los niveles. Esa disciplina nos vino muy bien. Hiddink era un entrenador muy diferente. De la escuela holandesa, entrenamientos integrados, todos con balón y con un fútbol más atractivo y mejores jugadores. El equipo se iba recuperando económicamente. Fue un reasentamiento ya que hay que recordar que Espárrago metió al club dos veces entre los cuatro primeros. Una de ellas como subcampeón. Y Hiddink, terceros y cuartos. Nos metió en Europa con solvencia, dimos espectáculos y nos divertimos con los resultados en la Liga.

P: Individualmente siempre fuiste un futbolista sobrio, sin destacar por la fuerza o la velocidad, pero siempre capaz de salir airoso y ser protagonista ¿Cómo afrontabas la dureza de la competición en la élite?
R: Para afrontar la dureza de la competición de élite hay que ser muy muy profesional. Cuidarte mucho y descansar mucho. Entrenar bien… y realmente esos son los requisitos para rendir correctamente. A nivel futbolístico entendí bien mi juego: lo que podía y no podía hacer. Entendía bastante bien las características de mis compañeros y traté de que mis virtudes ayudaran al equipo y que mis defectos no perjudicaran. Es verdad que no era rápido y con cambio de ritmo pero siempre estaba bien ubicado y sabía estar dónde hay que estar. Y aunque no lo pareciera, a nivel de fuerza, iba bien en el cuerpo a cuerpo o en los remates de cabeza, protegía bien la pelota. Lo principal fue hacer que las virtudes ayudaran y los defectos no perjudicaran.

El hombre récord del club

P: Tu caso es muy especial porque nadie se ha puesto la camiseta más veces que tú (544 en 15 temporadas)… Y aún pudieron ser más veces ¿Cómo lo digeriste?
R: La verdad es que es un orgullo ser el jugador que más veces ha vestido ésa camiseta en partidos oficiales. Estoy muy satisfecho. No lo piensas a lo largo de tu carrera. Las dos últimas temporadas con Jorge Valdano y Claudio Ranieri jugué muy poco y podría haber tenido la fortuna de hacer 25 o 30 partidos más. Gracias a Dios no he tenido lesiones importantes, aunque sí que es verdad que la temporada en la que descendemos, me lesiono un 15 de diciembre, en Barcelona y ya no vuelvo a jugar hasta la temporada siguiente. Fueron 7 meses en los que dejé de jugar partidos. Eso me privó de poder alcanzar los 600 partidos, pero bueno, estoy contento de lo que hice. Lo viví bien, luego te das cuenta después. Ahora lo llevo bien y supongo que algún día lo batirán. José Gayá o Carlos Soler podrían hacerlo.

P: Llegaste a una Selección Española en una època de menos partidos y peores resultados ¿Cómo viviste ese periodo? ¿Y la experiencia de ser mundialista?
R: No te puede imaginar lo que es llegar a la Selección… Eres uno de los 21 o 22 elegidos entre 20 equipos de Primera y algunos jugadores que están en el extranjero. Fui pocas veces internacional. En aquella época se jugaba menos y se produjo un cambio de entrenador nada más acabar el mundial de Italia 90… Sólo completé 8 internacionalidades (y marcó dos goles) pero estuve en el Mundial y lo llevo con mucho orgullo. Si vas a la Selección es porque lo estás haciendo muy bien con tu equipo y eso es lo importante. Es un premio.

De los campos a los despachos

P: Tu clara visión del juego también se ha trasladado a los banquillos y los despachos ¿Cómo valoras tu experiencia de tener que lidiar con las estrecheces económicas en el Valencia?
R: Lo valoro muy positivamente porque tenías que conjugar las dos cosas: rebajar el coste de la plantilla en 20 millones y nos autoimpusimos un control económico. Nos encontramos las ventas de David Villa, Juan Mata, Silva, Albiol, Zigic, Joaquín. Marchena… y se sustituyeron por futbolistas que costaron muy poco y se consiguió alcanzar la Champions tres años consecutivos. La valoración tiene que ser muy positiva con esos resultados. Trabajé muy a gusto, con mucha libertad y pude incorporar los jugadores me parecieron interesantes. Muchas veces fueron mis primeras opciones y muy contento de esa labor. La salida no fue la mejor. Bajo el punto de vista de Manuel Llorente, el director deportivo que había hecho esa transformación, no debía de seguir. Se asume la decisión y tuve que salir. También he estado en los banquillos porque me gusta mucho ver los partidos desde la perspectiva de un entrenador. Contento de cómo me han ido las cosas hasta ahora sinceramente.

P: Tu capacidad de liderazgo y ambición está ahora centrada en contribuir al desarrollo del CD Castellón ¿Echas de menos que el Valencia no recurra a tu experiencia y valores (o de otros exjugadores)?
R: Después de 17 años como futbolista en el Valencia y dos más como Director deportivo con unos buenos resultados pues considero que el tiempo he trabajado después de ser jugador podía haber sido más… Aunque todavía queda tiempo para poder solucionarlo. Son sensaciones contradictorias. Al final, el Valencia es al único club al que no le voy a pedir trabajo. Si me quieren ya saben dónde estoy. Tienes la sensación de que va a ser difícil que cuenten contigo aunque a veces no te explicas el por qué no has tenido la oportunidad de volver cuándo otros sí que han podido. El tema de tener exjugadores en el club es muy valioso, siempre que se les encuentre el cargo apropiado y realmente te puedan aportar su experiencia en las responsabilidades que puedan desempeñar. Es muy apropiado. Creo que debería pasar pero no sé si va a pasar

P: El Valencia parece que ha encontrado en José Bordalás un preparador con personalidad y veteranía. ¿Eres optimista a medio plazo? ¿Que sea de aquí le facilitará entender las circunstancias del club?
R: Creo que con Bordalás se ha encontrado un entrenador que efectivamente devuelve esa idiosincrasia al club. Fuerte defensivamente, difícil de derrotar que luego podrá hacer las cosas mejor o peor en ataque, pero siempre es un equipo que gusta al aficionado por su intensidad. Que gusta al aficionado por su intensidad. El equipo ha mejorado bastante de la pasada temporada a esta y no con demasiados cambios. No lo va a tener fácil pero ha empezado con buenos resultados y además ha enganchado a la afición. Ahora que la aficionados han vuelto a Mestalla si las cosas no se tuercen demasiado yo creo que el equipo va por buen camino. Hay que recordar que el AC Milan ha estado siete años sin jugar la Champions… Y es el Milan. Nosotros por desgracia por la no clasificación, el control económico, los recortes del coste de la plantilla nos va a marcar mucho en los próximos años pero hay que intentar volver lo antes posible a ese estatus deportivo que nos permite volver a la Liga de Campeones. Para eso es necesaria una buena estructura deportiva, hacer las cosas de formas adecuada y dotar al equipo de buenos mimbres que encajen en el aspecto económico. No va a ser fácil pero espero que sea lo antes posible.

Un goleador nato

Planeta Mestalla

Periodista valenciano y valencianista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.