El Sevilla castiga el espejismo de Mamardashvili y un Valencia inoperante (3-1)

Mamardashvili no supo qué hacer en el 2-0

La derrota en el Sánchez Pizjuán sorprendió a todos por las formas más que por la derrota en sí misma.

«Debemos mejorar, a nivel defensivo esto es primera división y no podemos conceder tanto. Debemos corregir esto, nos han golpeado en los tres partidos fuera de casa y no se puede conceder tanto porque al final se acaba pagando»

Bordalás en la rueda de prensa

Hubo sorpresa en el once valencianista con la inclusión de Jason que solo había disputado 8 minutos en la temporada. Banda derecha de circunstancias con Foulquier y Jason, y Paulista un capitán circunstancial. Pero el sorpresón fue la desoladora actuación de Giorgi Mamardashvili que vio como en 21 minutos recibía tres goles con solo dos remates del Sevilla. Exceso de vista y una temeraria tendencia a hacer la estatua.

El Papu Gómez abrió el marcador a los dos minutos tras un balón perdido por Wass que se lo regaló al contrario. Tres toques verticales y el argentino batió al portero georgiano con un tiro tras cruzar la frontal del área escorado a la derecha. Le batió por su palo y Mamardashvili se quedó sin sin saber qué hacer. Tampoco reacción a un balón al área desde la derecha de Montiel que rozó en Lato, botó alto ante la mirada de Joan Jordán que no podía llegar y se metió solo en la portería mientras el portero, de casi dos metros de altura, seguía sin enterarse de que el partido había empezado. Nueve minutos después, justo a la media hora, otro balón largo le llegaba a Rafa Mir y este castigó la indecisión del portero ché con una vaselina. Esta vez, el pecado del joven georgiano, fue quedarse a media salida ante un balón que llegaba botando. Nunca se ha de salir cuando el atacante puede levantar el balón con suma facilidad.

La presión alta de los de Bordalás era ineficaz. Tampoco había alguien que pudiera hacer circular el balón. Los nervios se dejaban ver y Alderete casi ve una segunda amarilla tras una falta. La primera la vio en una protesta estúpida. Y decimos estúpida porque el árbitro había dejado claro que estaba en plan pistolero con cualquier crítica y aún así el paraguayo fue a protestar una jugada que ya estaba finiquitada (amarilla a Lato por un agarrón y amarilla para Lamela por darle una patadita cuando éste estaba en el suelo).

El Valencia no jugaba a nada. Pero apareció el balón parado. Falta que sacó Wass, Hugo Duro voleó tras un despeje y tras rozar en Diego Carlos se metió en la portería de Bono. Maquillaba el marcador, pero el resultado seguía siendo muy pobre en la pésima imagen dejada sobre el campo. El amago de infarto llegó en el 41 cuando el VAR revisó un posible penalti de Alderete a Ocampos, pero el defensa llegó antes al balón. Y también llego al banquillo dónde se quedó tras el descanso. También se quedó Jason. Bordalás optó por Yunus y Diakhaby para recomponer el equipo. Nadie le hubiera criticado que también hubiera puesto a Cillessen en juego.

Todo decidido antes del segundo acto

El técnico alicantino mandó a Duro al ataque con Maxi Gómez y Guedes se escoró a la izquierda, como en los viejos tiempos. Lopetegui tampoco quiso quedarse atrás y cambió a los que tenían una tarjeta amarilla (Montiel, Jordán y Mir, dejó a Lamela porque no se pueden hacer cuatro sustituciones). El partido se enfrió porque el Sevilla se lo tomó con mucha calma. El Valencia ganaba metros pero sin finalizar las jugadas.

Bordalás fue retirando titulares y Koba Koindredi y Marcos André sustituyeron a Wass y Guedes. Afalta de unso diez minutos entró también el postergado Manu Vallejo. Lopetegui imitó el movimiento y dio descanso a Ocampos. El paso de los minutos fue desluciendo el espectáculo. El Valencia dejó su aparente garra en el minuto 75 del partido contra el Real Madrid y cayó sin dar ningún problema a su rival. Una derrota doble. La del partido y la de una moral de un equipo al que se le descosieron las costuras en apenas 21 minutos. El VCF se ha desinflado y el sábado aparece otro club histórico en el horizonte. Será el Athletic Club de Marcelino el que ponga a prueba el estado del equipo de Bordalás (Mestalla, 16:15 horas).

3 – Sevilla FC (4-3-3)

Bono; Montiel (56), Koundé, Diego Carlos, Rekik; Fernando (75), Jordán (56), Papu Gómez; Ocampos (68), Lamela y Rafa Mir (56). Cambios: Cambios: Rakitic, En Nesyri y Navas (56). Delaney (68). Gudelj (75). Entrenador: Julen Lopetegui.

1 – Valencia CF (4-4-2)

Mamardashvili; Foulquier, Paulista, Alderete (46), Lato; Wass (66), Guillamón, Jason (46), Hugo Duro (79); Guedes (66) y Maxi Gómez. Cambios. Yunus y Diakhaby (46). Koba y Marcos André (66). Manu Vallejo (79). Entrenador: José Bordalás.

1-0 Papu Gómez 2′.

2-0 Montiel 15′

3-0 Rafa Mir 21′

3-1 Hugo Duro 30′

Árbitro: González Fuertes. VAR: Iglesias Villanueva.

Planeta Mestalla

Periodista valenciano y valencianista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.