El nuevo Valencia de Bordalás empieza a marcar distancias

«Prepara mucho los partidos. Es muy motivador, pide intensidad a los jugadores; siempre está centrado en el partido. Te dice en todo lo que fallan los rivales»

Carlos Soler

El Valencia de José Bordalás no se ha enfrentado a ningún equipo que dispute competición europea en las cuatro primeras jornadas. No obstante, eso no fue ningún impedimento para que el equipo que ha había finalizado decimosegundo y decimotercero, tras dos años en Champions League, perdiera puntos con cualquier rival y en cualquier circunstancia en las últimas dos temporadas. En el curso pasado, ante los mismos rivales, el club de Mestalla obtuvo 2 puntos de 12 posibles, con 5 goles a favor y 8 en contra. Por el contrario este año ya lleva 10 sobre 12 puntos posibles y 9 goles a favor (el segundo que más en La Liga) y 2 en contra (el que menos).

Otra forma de compararlo es con las cuatro primeras jornadas de la 20/21. Entonces el Valencia de Javi Gracia obtuvo 7 puntos de 12 posibles con 7 GF y 5 GC (Valencia 4-2 Levante, Celta 2-1 Valencia, Valencia 1-1 Huesca y Real Sociedad 0-1 Valencia). La victoria fuera de casa en Anoeta el 29 de septiembre solo se repetiría el 10 de enero en el José Zorrilla. Y para dar un poco más contexto a los datos, las siguientes cuatro jornadas el VCF sólo sumó un punto: derrota en casa ante el Betis (0-2), fuera en Villarreal y Elche ambas por 2-1 y un sufrido 2-2 en casa ante el Getafe.

«Creo mucho en el míster y en el equipo»

Gonçalo Guedes, tras el Osasuna-VCF

Lo duro empieza hora

Si bien hay motivos para ver a un equipo competitivo que recuerda al que ganó la Copa del rey de 2019, el calendario se pone más duro en las próximas jornadas. El Valencia va a recibir en casa al Real Madrid y Athletic Club, y jugará fuera contra el Sevilla y Cádiz. La entereza defensiva a ponerse a prueba con dos rivales de Liga de Campeones de forma consecutiva y ahí se va a poder tener una mejor imagen de lo que esperar esta temporada que acaba de arrancar. Por encima de los resultados es fundamental que el equipo no se sienta menor que sus rivales y se le aprecie el trabajo que está haciendo y una ambición que ya se le daba por perdida. En opinión del propio Bordalás, tras la victoria en Pamplona: «No hay ninguna tecla. Todo es trabajo. No creo en la fortuna. Intento ayudar a mis jugadores a que cada día sean mejores». El VCF trata de superar su propia pandemia de resultados con generosidad en su esfuerzo. Y por lo menos, ahora infunde respeto.

Planeta Mestalla

Periodista valenciano y valencianista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.