Cuándo el campeón es el valencianismo

Bryan Gil, Hugo Duro y Patricio Moreno
El dolor es pasajero, el sentimiento es eterno

El Valencia no ganó la novena Copa. El club no tiene un trofeo más en su historial. Dos obviedades que no ocultan el hecho más importante: El Valencianismo es ahora más grande de lo que era el sábado a las 22 horas. Y por si alguien lo duda, aquí viene la explicación.

El Betis ha hecho bien su trabajo en las últimas temporadas. Tiene un buen entrenador, un buen equipo y una presidencia implicada en salir de la sombra que el Sevilla ha proyectado sobre los verdiblancos con su racha victoriosa en lo que llevamos de Siglo XXI (como muestran sus 6 títulos de Europa League). Pero ése Betis ha necesitado de una tanda de penaltis y el falló de un joven tirador de 19 años para lograr el título. Así de Bronco y copero fue el Valencia.

El Betis jugaba en casa y dispuso de más aficionados en La Cartuja. Meriton y sus 8.000 entradas para sus propios ‘aficionados’ así lo quiso. Peter Lim mandó a su hijo. Él se lo pierde. Lleva ocho años perdiéndoselo. Pero la afición Ché no fue silenciada. Ni mucho menos.

Yunus Musah lanzó horriblemente su penalti. El único fallo de los diez intentados. Lo tiró al cielo y lo cierto es que no lo falló él. Lo fallamos todos y todos sentimos su dolor. Cómo el de Gayá, Paulista, Soler, Hugo Duro… El de todos, sin excepción, porque todos formamos parte del mismo grupo. Yunus saldrá ganando de este trance porque pateó el balón como un niño y se pondrá en pie como el hombre que está destinado a ser. Un murciélago orgulloso de serlo.

El curso que viene el VCF no jugará en Europa por tercer año consecutivo. Y en el fondo nos dará igual porque allí dónde juegue nuestro Valencia ése será nuestro partido más importante. La Copa 2022 empezó en el modesto pueblo turolense de Utrillas y aquello sirvió para el hermanamiento entre dos aficiones iguales. De diferente tamaño, pero de igual valor, porque el valencianismo no debe enarbolar la bandera de los pretendidos grandes que solo quieren más dinero en cada Liga, Supercopa o Superliga, debe ser fiel a su naturaleza, y soñar que no tiene techo. Porque no lo tenemos. Tenemos grandes sueños y el camino hasta cumplirlos es nuestra razón de ser. Por muy incierto que sea el futuro próximo, aquí estaremos. Porque fuimos, somos y seremos el Valencia Club de Fútbol.

Planeta Mestalla

Periodista valenciano y valencianista.

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.