Cómo encajar a Yunus Musah en el puzzle del Valencia

Yunus entrenando en Mestalla (Foto: @yunusmusah8)

Yunus Dimoara Musah, a sus 18 años, tuvo cuatro opciones para elegir una selección en la que jugar. Nació en Nueva York, sus orígenes están en Ghana y vivió en Italia e Inglaterra, dónde ha sido Sub-18. Y habría podido ser una quinta selección si hubiera tomado la decisión de esperar a residir en España el tiempo suficiente. Llegó libre a Valencia en el verano de 2019 al sentir que no se le daban oportunidades en el Arsenal. Ascendió al primer equipo al inicio de la pasada temporada por pura necesidad. Tras vaciarse de medio equipo titular. Javi Gracia echó mano del potente e inexperto jugador del filial. Y su temporada fue de más a menos. Un impacto inicial y pérdida de protagonismo en el tramo final de un mal año.

Pero en lo personal el saldo fue bueno. Es un jugador en formación y debutó como internacional en diciembre de 2020 en un amistoso de Estados Unidos en Gales, con un empate sin goles. Salió desde el banquillo con el número 18. Jugando como interior o volante por la derecha, con tendencia de ir más al centro que apurar la línea de fondo.

«Yunus es un talento excepcional. Para su edad es impresionante lo que puede hacer. En cuanto el grupo lo conoció quedamos rendidos a su personalidad y a lo gran persona que es. Cuando lo ves jugar te das cuenta de que es un enorme talento. Estamos encantados porque Yunus no es sólo un jugador para ahora si no para el futuro»

Gregg Berhalter, seleccionador de EEUU

En el Valencia no ha tenido oportunidades de jugar por dentro ya que la pareja titularísma en esa posición han sido Uros Racic y Carlos Soler, a la que este año se suman Daniel Wass y Hugo Guillamón, reconvertido en mediocentro defensivo. En la banda, por delante de Thierry Correia parecía que encontraba su sitio, pero si bien es rápido no parece que los pases certeros al área sean su mejor arma. De momento es un complemento. No una pieza maestra que destaque por su versatilidad. Y eso puede ser un problema en los esquemas de José Bordalás. Ahora mismo Soler ocupa esa banda derecha a la que le desplazó Marcelino García Toral y lo está haciendo con un gran rendimiento en La Liga y con la Selección española. Yunus sufrió una violenta entrada en el amistoso de verano contra el Atromitos griego y su recuperación ya está en su última fase, pero ha de subirse a un tren en marcha.

Yunus portará el dorsal número 4 esta temporada. En España es un número de defensa central. Pero el joven internacional norteamericano explicó su decisión en VCF Media: «Quedaban el 4 y el 19. En Inglaterra es habitual llevar el 4, el 8 o el 10 si juegas en el medio y como ya llevé una vez el 4 en Inglaterra pensé en elegir el 4». En cuanto a su posición aclara que «yo soy mediocentro. El año pasado jugué en banda. Hay que jugar dónde sea y es bueno mejorar en muchos sitios y mejorar en muchas posiciones. Con las categorías inferiores de Inglaterra jugaba en el medio y en la selección de Estados Unidos, también. Me gusta mucho jugar en el medio, pero si hay que jugar en otra posición no pasa nada».

El VCF lidera la clasificación de las falta (Imagen: @OptaJose)

El club de Mestalla no ha fichado a nadie en esa posición de mediocentro. Se especula que habrá un nuevo intento por fichar a Mauro Arrambarri del Getafe en el mercado de invierno. No obstante, el presidente azulón, Ángel Torres debería rebajar sus pretensiones y éste es un hábil y duro negociador. Yunus tiene la oportunidad de imponer su físico en el centro del campo del Valencia. Aunque deberá mejorar mucho su precisión y velocidad a la hora de distribuir el balón. Debutó siendo un juvenil y apenas ha pasado un año desde entonces. Hélder Costa le cierra aún más la posibilidad de ser el sustituto de Soler y deberá subir el nivel para convencer al técnico alicantino de que merece un puesto por dentro. El 4-4-2 de Bordalás no admite mediapunta y de haberlo Gonçalo Guedes ocuparía ése espacio. El técnico también pide agresividad para presionar arriba. Y se nota ya que el Valencia es el equipo que más faltas ha hecho en las tres primers jornadas. A su favor tiene toda una temporada para convencer al míster de su actitud en la recuperación del balón. También una buena disposición y un físico poderoso. De momento le toca esperar y no perder la perspectiva de que aún tiene 18 años y este año el equipo tiene margen de mejora, algo que Mestalla lleva sin ver desde hace dos años: un equipo digno de su propia historia.

Planeta Mestalla

Periodista valenciano y valencianista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.